24 diciembre 2018

Bendiciones

Que la vida nos es dada
y como regalo que es
lo justo es agradecer.

Agradecer lo infinito
de cada detalle
Agradecer lo eterno
de cada paso
pues estamos aquí de paso
y cada paso es un regalo en si mismo
agradezcamos.

Agradezcamos
a nuestro padre y a nuestra madre
por habernos regalado
el milagro de la vida.

Agradezcamos
a los padres
de los padres
de nuestros padres
porque fueron quienes fueron
para que nosotras seamos quienes somos.

Agradezcamos
estar vivas hoy
para poder mirar atrás
y agradecer todo lo que aconteció
y todo lo que aprendimos de ello.

Agradezcamos
apreciar la muerte
solo como un paso
del paso
hacia la vida eterna.

Agradezcamos
por tanto
la presencia
de quienes
están hoy aquí
en espíritu con nuestros espíritus.

Agradezcamos
también
la presencia
de quienes están hoy aquí
en cuerpo con nuestros cuerpos.

Agradezcamos
siempre
tener un hogar
al que regresar.

Agradezcamos
el calor de quien tenemos al lado
y el apoyo que nos brinda
porque ese calor y ese apoyo
nos da la oportunidad de vivir
la mejor de las vidas posibles.

Agradezcamos
poder bridar apoyo y calor
a otras personas que no tienen
un hogar al que regresar
y que también merecen la oportunidad
de vivir la mejor de las vidas posibles.

Agradezcamos
a nuestros sentidos
poder disfrutar
de los placeres
que nos fueron regalados
por la madre tierra
y que, con tanto amor,
han sido cocinados
y dispuestos
en esta mesa.

Agradezcamos
estar vivas
y poder saborear este instante
jugoso.

Agradezcamos
estar vivas
y pidamos
para que cada bocado
nos llene el alma de gratitud.

Y que esas gracias alimenten
cada detalle infinito
el regalo de cada paso.

Y que cada paso
que demos
sea en la mejor dirección
para nosotras y las que nos rodean.

Y que cada paso
alimente nuestra sonrisa.

Y que cada paso sea
una victoria consumada.

Y que paso a paso
sonrisa a sonrisa
victoria a victoria
nos procuremos
la mejor de las vidas posibles.

Para nosotras
y para las que vendrán.

Que así sea.

23 diciembre 2018

Calor invernal

"En el medio del odio me pareció que había dentro de mí un amor invencible. En medio de las lágrimas me pareció que había dentro de mí una sonrisa invencible. En medio del caos me pareció que había dentro de mí una calma invencible.
Me di cuenta, a pesar de todo, de que en medio del invierno había dentro de mí un verano invencible. Y eso me hace feliz. Porque no importa lo duro que el mundo empuje en mi contra, dentro de mí hay algo mejor empujando de vuelta." 
ALBERT CAMUS

20 diciembre 2018

Gioia di vivere


Hermoso
salir
de casa
para volver
a casa

Hermoso
oler a humo
en la T2.

Hermoso atardecer
psicotrópico
en Es vedrá.

Derroche
de vitalidad
y frescura
un martes 18.

Tan hermoso
no poder contenerlo
en mi cuerpo
como la normalidad
de un amanecer
que no veo
en el Pou
y un bostezo.

Hermoso no
apresurar nada.

Lo que está
escrito
escrito
está.

Tan hermosos
los sobres
como los bajos.

Tan hermosos
los altis
como los saltos.

Hermoso entregarme
por igual
a la limpieza
del estudio
de Jose
que a la acupuntura
un miércoles 19.

Hermoso
acoger
a una total
desconocida.
Y sembrar
gratitud
en sus
ojos jaspeados,
gotas
en sus oídos
malitos.

Esperanza
y luz
a su crisis de fé.
Hermoso
es
ser milagro,
arrojarse
al vacío,
entregarse
al misterio,
a cada paso,
sin miedo.

Yo
soy
tú.


eres
yo.

¿Tu eres
de los que grita
por las mañanas
o por las noches?


Yo no soy
mejor ni peor
que nadie,
solo hago
lo que me da
la gana.

Hermoso
oler a humo
a destiempo.

Hermoso
visualizar
las navidades
de mística
Cristiana
silencio
abrazos
familia
y Kundalini
que se dibujan.

También...
ya la oigo
Sí,
la mochila está sucia.
Qué quieres que haga,
momi,
si la vida se desborda
ante mi
en mi
para mi.

Ella se ríe
de estas chorradas
yo lo sé.
Lo primero:
Lavarla.
Sí.

Hermoso
sentir
que veinte días
se quedarán
cortos
y respirar
y anclar
mis pies
en el ahora.

Ahora
que es hermoso
estar viva
y preguntar
¿Que más
es posible?
y quedarme
en la pregunta,
sonriendo,
en Plaza Castilla.

Y sentir tu olor
en la distancia.

17 diciembre 2018

Cultivo una rosa blanca



Cultivo una rosa blanca 
en junio como en enero 
para el amigo sincero 
que me da su mano franca. 

Y para el cruel que me arranca 
el corazón con que vivo, 
cardo ni ortiga cultivo; 
cultivo la rosa blanca.
José Martí 

15 diciembre 2018

Efimetero

El
tiempo
como
invención
subjetiva.


La
duración
óptima
de la
experiencia
por
decreto
 del
Ser
que
quiere
ser.


La
última
siempre
apuntando
a
la
mejor.


Siempre
la
que
está
por
venir.


El
abrazo
que
elijo
sea
eterno.

Calor
eterno.

Placer
eterno.

Hogar
eterno.

Alivio
eterno.

Fusión
eterna.

Eterno
es
el
Ser.

Y

...
efímero
desconocido

¿Por
dónde
vas
a
venir?

Quinto dia



Mi voz
suena
a cámara lenta

Las sílabas
se atascan
en la boca
del estómago
un instante
antes de salir.

Observo
el picor de
la garganta
ese grito que
llevo
horas
reprimiendo.

Me siento
como un
pajarillo
en un nido
al que nadie
viene
a traer
comida.

Espasmos
empezaron
a
aparecer
ayer.

Los observo
molesta.

Hago esfuerzos
por
parecer
normal
ante la gente.
Sin éxito.

Prefiero eso
a dar explicaciones
de todos modos
poca gente
escucha.

Agradezco
las chorradas
ahora más que nunca
- cari
me suena
mal,
no me suena
cariñoso.
-dice la Male.


- Yo creo
que es la i
-sentencia.

Nos reímos.

Y ¿qué pasa
con el director
filósofo?
- pregunta Rake

Estoy abierta
a propuestas-
responde Male.

Que forma
tan elocuente
de explicar
lo que es
ser generadora
en el Mundo.

Pienso.

Lo aplaudo





14 diciembre 2018

Cuarto día

Me levanto
con
ánimo bajo.

Al cóctel
de ansiedad
y estado de nervios
nerviosos
le faltaba
un ingrediente:
un conflicto personal
que,
como suele pasar,
llegó.

Al coro de voces
ahora se suma
la de la culpa.
¿por qué no te callas?
¿no ves que estás más guapa?

Me pongo el traje
de 'no entiendo nada'
y me subo
en el coche
con intención
de aprovechar
el día de lluvia
para hacer recados.

Enciendo la radio
bendita ecoradio
y su seleccion musical
que me cambia
la onda
rapidito. 

El nubarrón gordo
desaparece
sin embargo
la ansiedad
el nervio
la sensación
de extrañamiento
están ahí.

Dentro
de mi cuerpo
físico
hay millones
de sensaciones
pensamientos
consciencia
y desatino
en cada
movimiento.

Conducir
no es cualquier
cosa
hace falta
tener una salud
mediana
para coger
un coche,
mover el volante,
pisar los pedales,
accionar la palanca,
pienso.

De pronto
todo
me parece
un milagro.

Mi cuerpo
manifesta
millones
de sensaciones
distintas
me cuesta hablar
por ejemplo.
Me siento torpe
inapropiada
como no sabiendo
como manejar
mis piernas
es raro.

Asisto a todo ello
como observadora
desde dentro
y desde fuera
a un tiempo.

Trasciendo
la ansiedad
desde ella
y para ella.

Me divierto
en la distancia
de la tranquilidad
observante.

Alquilo cuatro pelis
por si acaso
empeora.

13 diciembre 2018

Una apacible mañana

Ahí voy. 
Después de un rato
valorando,
sin parar
de hacer
otro montón
de pequeñas
microtareas
inacabables
entremedias,
la pertinencia
de coger un hacha
con mi estado
de nervios,
decido que voy. 
Voy.  
Apretando
la mandíbula,
muelas apunto de estallar
y el sol de punta.  
Antes de nada,
vuelvo a colocar
la leña verde
en otro sitio
más apropiado
por 
tercera 
vez
con
todo tipo
de pensamientos
ácidos
alcalinizándome
la mente.
A quien 
se le ocurre
cortar
leña verde
y yo aquí
colocando
estas igriegas
y estas cetas
como si no tuviera cosas
que hacer
and so on.
Observo
como el trozo de vallita
de cañamo
que quería
poner
en el techo
para amortiguar
el ruido
de la lluvia,
ahora
forma parte
del suelo,
pegadito,
gracias
a las hierbitas
y trebolcitos
que han crecido
anclándolo a la tierra.  
En mi cabeza
hay un coro de voces
unas cantan
lo imbécil
que soy
por no haber hecho
esto o aquello,
otra
me trae
de vuelta
esa pelota roja
no importa
cuántas veces
la despeje,
otra me recuerda
incansablemente
que una caladita
hará que todo pase.
¿Qué ganas
de estar mal
no?
- me dice.

Y yo con el hacha en la mano.
Zas, zas, zas, zas!
pimba, pimba, pimba, zas!
Al coro
del esperpento
se suma
el sujetador sin tirantes
que se cae
todo el rato.
Lo subo
una vez
y otra
y otra
hasta que,
hasta las mismísimas,
me lo quito
y lo lanzo lejos
casi a un tiempo
lo lanzo
como si fuera
una cosa
viscosa
que tuviera
pegada
a las manos,
lo lanzo
como queriendo
colgarlo en el asta
de esa bandera
de España
que ondea
en la casa
del vecino. 
¡Encima eso! 
Ya sin la molestia
de las tetas
ya a solas
de nuevo
con mi coro de voces
mi ansiedad en crescendo 
y el hacha
sigo
pimba pimba pimba zas
montañita aquí,
esto para acá. 
Una rama
de pino
se me resiste
se escapa.
Cuando
voy a darle
le doy
y no se corta,
le doy
y le doy
por otro lado
y mis muelas
apretándose. 
Una de las voces 
me recuerda 
lo caros 
que resultan 
los implantes
y los puños
agarrando
el hacha
con más fuerza
y el ceño
ya
más fruncido
no puede estar.

Si
en este momento
alguien
me interrumpiera,
moriría
en el acto.
Hachazo al bies 
en las noticias 
de la 3.
Sigo con la rama
vacilona
Zas
pimba
pimpa
pimba y...
uno de los trozos
sale volando
y en su trazar círculos en el aire
se choca
con mi sien derecha
y me da un golpe seco,
hueco,
doloroso
que me arranca
un grito
de aquí a kuala lumpur
que
sin embargo
solo afecta a
la bandera de
España
del vecino
que
por un momento
se para. 
Es momento
de parar. 
Pongo
el hacha
en la carretilla
y llevo
lo cortado
a su sitio. 
A mitad de faena
de descargue
Rake,
que no sabe
de donde vengo,
me saluda,
como siempre,
con una sonrisa
de oreja a oreja
dándome
un susto
que me levanta
los pelos
de todo
el cuerpo,
incluida
la cabeza,
aumentando
un puntito
la irritación
en esta apacible mañana.

Ahí voy.

11 diciembre 2018

Neurosis en espiral 2

Es increíble
que después
del día
tan pepino
que he tenido
yoga
tres sesiones
de akáshicos
a cual 
más 
hermosa
sol
encuentros divinos
con amigos
fuego
y proyectos que comienzan
nado
en la piscina
conversación
simpática
en el jacuzzi
y reencuentro
con el pretendiente
del karmaspa
(un dulce 
no amarga 
a nadie)
zoom
pepino
bienvenida
de cris
y otros
encuentros
virtuales
lo que tenga
que destacar
por encima
de todo
sea
ese zumbido
constante
esa ausencia
esa observación
del nerviecillo
interno
ese salivar
tan particular
que tiene la ansiedad. 
Es
tan
curioso
... 
a veces creo
que
ha de haber
algo
subconsciente
una entidad
pegada
un pacto
de vidas pasadas
un queseyó
que me impide
fluir
cuando lo dejo. 
Otras
veo
el fino límite
entre la consciencia
y la estupidez
y me recuerdo
que
en lo profundo
tal vez
no quiera
dejarlo.

10 diciembre 2018

Neurosis en espiral

Me levanto
con el regalo de un nuevo día.

La puerta
está llena
de gotitas de agua.

Del armario del baño
gotea
como siempre
algo.

Friego el ritual del suelo
como quien se quita las legañas.


Todo es más agua 
desde que soy 
yo tambien
mas agua. 

Salgo de casa
me pongo
el propósito
de cuidarme.

De conectar
con lo sagrado
de mi cuerpo físico
de elegir
lo mejor
para mi
a cada paso.

Dispongo mi esterilla
entre los pinos
y siento el sol
iluminando
lo sagrado
de cada
célula
de mi cuerpo.

En silencio
observo mi mente
y conecto
con ese espacio
como el útero gestador
de realidad.

Un pensamiento tóxico
me oprime.

Pongo luz en él
o me conecta
con la peor versión
de mi misma
por turnos
y a un tiempo.


Tendre que ir 
a la raiz 
para poder arrancarlo.

Un carbonero
pica el algarrobo.

Otros pajaros
acompañan con su canto
el mio.

Abrimos entre todos
el espacio
para la practica
y we are the ocean
cantan para mi hoy
en bucle
Hey now, hey now 
Salta 
por los aires 
la ortodoxia 
del kundalini

Después de
27 ranas
molestia
en los muslos
respiración
entrecortada
la calma
de la vida
que se manifiesta
a través de mi
en este cuerpo
sostenido
siempre por la tierra.

La paz.

Uno de los obreros
de la casa
reclama mi atención.

Voy.
Hago
lo que hay que hacer.
Se van.
Adiós.

Quiero lo mejor para mi
quiero cuidarme,
me recuerdo.
y enciendo
otro
cigarrillo.

10 septiembre 2018

Esos maravillosos seres

¿Estaban aquí ya?
una
dos
cinco
siete
planeando entre las hamacas
las verduras a la plancha
el sonido del mar
Ocho
Once 
¿Estaban aquí ya?
con sus cuerpos largos
afilados
y su cabeza redonda guiando
el azul y el verde
iridiscente
de sus cuerpos
otra mas
entre el ebook
la crema solar
y un barco que llega
ya no hay ninguna. 
¿A que juegan estos seres?
Observo si alguien mas
repara en ellas
alguien alguno en alguna parte
si
sin mucho interés
Y yo
no hago mas que observarlas
como hacía en Perú
extrañada
agradecida
divertida
siempre
de verlas
en lugares donde
no se las espera.
Sorpresa. 
Y siempre
la misma pregunta
¿Estaban aquí ya?
O
¿Han venido a decirme algo?https://i.pinimg.com/originals/4e/18/be/4e18bed47e2aac81de09b2957a2f8397.jpg

07 septiembre 2018

Nada concluyente

Cuando ocurre es tan facilSimplemente estoySoyRespiroY nada masDigo graciasO noSonrioO noNormalmente lo hagoPero puede que noY estoy presente. 
Puramente presente.Y no hay mas. 
Bien o malYa no es relevante. 
¿Cómo lo haces?No se, pasaEs fácilMágicoNatural. 
Otras, en cambio, no pasa. 
No  
Pasa 
Mi menteme revuelcame transportame llevade un pozo a otromas profundoy respiroy hago yogay veo a Sergi Torres
y no hay manerano desaparece no se vasigue. 
Se oyeun aullido en la nieblaun plato roto a media nocheun espasmo en la piernaun instante antes de pesadilla   
Y se va 
Amanece sonrisa
O noamanece realidad magestuosa sencillahermosa.
Eso siempre 
y respiroestoy vivo aquiy ahora 
y asi pasan los diascada vez mas presentecada vez menos en el pozocada vezOjala 
Menos o masYa no sea relevante. 

05 septiembre 2018

Llegadas

Media melena
roja rizada
ella. 
Apuesto
paso firme
él.  
Caminan
el uno
hacia la otra. 
O viceversa. 
Se miran fijamente
los dos. 
Sonrisa interna
los dos. 
A un metro
de distancia
se para
ella. 
Continua andando
se aproxima
él. 
La abraza
se abrazan
se respiran
suave. 
Los hombros
se alivian
los cuatro. 
Se separan
se miran a los ojos
sonrisa externa
los dos. 
Un chico al lado
mira las musarañas. 
Ella se voltea
el chico a su lado
el apuesto al otro
reanudan el paso
hacia la salida. 
Ella le tiende la mano
al apuesto
y todos sus dedos
se entrelazan
y seguro
que los pelillos
de los dedos
también. 
La melena roja
expande amor
en la terminal.

09 julio 2018

Perfección

Hoy dejo que mi peso caiga. 
Las rodillas en la tierra.
Me rindo. 
Me rindo 
a la sabiduría 
de la creación.  
Dejo 
que mis hombros 
caigan 
y mis lagrimas 
también.  
Me rindo.  
Acepto lo que es
porque es
aunque no sea 
lo que yo quería 
que fuese.  
(cuando además es aburdo, 
porque ni si quiera 
se lo que quería) 
Es y punto.
Es 
y es tan fácil así.  
Me rindo a la sabiduría infinita
de mis pasos 
aunque lentos
certeros. 
A la lentitud
a la calma
y un lecho de algas 
en mi espalda.  
Soy y punto.
Soy. 
Inhalo, exhalo y poco más. 
Y en cambio...
Soy mucho más que mi nombre
Mucho más que mi cuerpo
y que la suma de todos mis cuerpos
soy eso que nadie puede nombrar, ni abarcar, 
ni si quiera yo, 
ni quiero,
en esta noche de grillos. 
Suelto 
la identificación
la expectativa
la esperanza incluso
el mañana 
el ayer
suelto
mientras camino 
por mi camino
con paso lento
y certero
suelto 
todo 
menos lo que se: 
que todo es perfecto. 

Invocación: confianza por Roxana

Confío en la sabiduría de la vida
que trasciende la mía propia
y me permite entender que
soltar y dejar hacer
hace que la magia suceda.

Confío en las sensaciones de mi cuerpo
cuando me transmite cosas
que mi intelecto desconoce.

Confío en la fuerza ilimitada
de la Madre Tierra
que me llega
desde los bosques, ríos, montañas...
y me nutro de su energía y pureza.

Confío en los ángeles
que de forma no visible al ojo humano
me acompañan, guían y protegen
cuando siento que estoy sola
para hacerme entender
que en realidad
nunca lo estoy.

Confío y me abro a la fuerza del amor
en todas sus formas
como fuente de liberación,
expresión sincera
y de corazón a corazón.

Que así sea y así es.
Y Así es.
Y así es.

03 mayo 2018

Invocación: confianza



Padre Sol
Gracias por iluminar
las posibilidades infinitas de un nuevo día.

Gracias por abrir las puertas de la conciencia luminosa
para que mi ser pueda expresarse
con gracia y alegría.

Hoy yo elijo corresponder
a tu generosidad
con generosidad.

Hoy elijo hacer girar
las aspas del molino divino
que habita en mi
al son de cada respiración.

Hoy decido que mi chispa divina
brilla y reparte lucecitas de color arcoiris
en todas direcciones
allá donde estoy,
expandiendo así la luz
que entra por mis poros.

Hoy elijo que mi corazón
vibra con la música del canto de los pájaros y el baile de las hojas de los árboles
y que mi voz
es el bálsamo de verdad y humildad
que el mundo necesita.

Hoy me fundo con la suavidad del amor que habita en mi
y soy caricia infinita
con el otro y con el universo

Hoy saboreo cada uno de los alimentos que me son regalados
me dejo nutrir por ellos
y por el agua sagrada que me sana y me renueva.
Y con cada sonido de placer
brota una nueva flor
en los campos fértiles de los corazones.

Hoy soy una con todo.
Me siento sostenida y querida por la Madre Tierra
me siento bendecida por sus bondades
me siento agradecida por sus gracias
me siento capaz de acoger todo lo que este día traiga a mi camino
con entusiasmo.

Hoy soy la paciencia y compasión infinitas
hacia todos los seres sin excepción.
Pues eso es la Pachamama
y eso soy yo.

Hoy soy Dios en acción,
soy confianza radiante,
soy imán,
soy todo lo que quiero ser y así lo manifiesto.
Soy mi mejor versión.
Soy gracia y gozo fundida por la vida en un baile infinito y juguetón.
Y todo llega a mi de igual manera: con gracia, gozo y facilidad.

Cuando cae la noche
dejo que mi espalda se apoye en la Tierra
y que mi corazón satisfecho* salude y sonría
a la luna
y a las estrellas.

Dejo que la calma y la tranquilidad de la noche
sean la nana
del abrazo cálido de mi padre Cielo.

Y aún antes de viajar al mundo de los sueños digo en un susurro una vez más:

Te amo
Me amo
Gracias.

* Las generadoras decimos 'satisfecho', las proyectoras 'exitoso', las manifestadoras 'en paz'

20 febrero 2018

Estar mal y sus inconvenientes.

Un cocodrilo intenta desangrarme hincando sus dientes en uno de mis brazos, pero yo los mantengo firmes contra mi cuerpo y le acompaño mi cuerpo pegado al suyo en su giro frenético bajo el agua. Siento el mareo, la falta de aire, las limitaciones de mi condición de humana y sin embargo, siempre tengo la fe. La fe y la certeza de que todo pasa.

En lo que pasa recuerdo lo bien que estaba cuando estaba bien y agradezco haber sido capaz de agradecerlo y explotarlo al máximo. Y, sin embargo, ahora no soy capaz de salir de este remolino de agua y escamas. No soy capaz. No soy capaz. Ningún mensaje me inspira. Los días pasan como cualquiera. Mi risa se ha transformado en una llamarada de aliento fétido. Sapos y culebras salen por mi boca. Humor ácido. Las palabras. Pomelo mix. Mi bufanda se hunde en el puré de calabaza y jengibre que acabo de preparar y quisiera que el mundo estallara en mil pedazos. Sin embargo, solo puedo, ridícula de mi, quitarme la bufanda, arrancarla torpemente del cuello, no sin provocarme antes un poco de quemazón por el roce de la tela, y tirarla al suelo y cogerla con todas mis fuerzas y... meterla en la lavadora. Acto seguido me echo a llorar. No puedo más. Ni con la bufanda, ni con mi aliento, ni con mi malestar interior. Me rindo. Me duele el cuerpito. Las lumbares lo que más. Un principio de dolor de cabeza sinusal se ha transformado ahora en un cuadro de mocqos, tos y malestar generalizado, incluyendo pituitaria, vesícula biliar y demás órganos impracticables. Tristeza, vacío interior y un aburrimiento profundo acompañado de una ansiedad galopante completan el cuadro de dolor.

Me rindo. Además, no me queda otra. A mi alrededor todo se ha dispuesto para que yo me agarre a mi misma y me haga fuerte. Fuera nada ayuda: indiferencia, negación del malestar, falso optimismo, negación de tu estado de vulnerabilidad, falta de escucha real, consejos presumidamente elevados para salir del paso y llamadas interesadas en aspectos de mi ser que nada tienen que ver con mi ser, me acompañan, me exasperan, me irritan profundamente. Las observo a todas y las observo en mi. Son demoledoras. Pareciera que alrededor hay un montón de personas dispuestas a cuidarte y, en realidad o no quieren o no saben hacerlo. Para eso es mejor estar en una isla desierta. Y, de hecho, en eso me convierto. Una isla inaccesible en la Castilla sin botes ni remos.

Y después, en una isla de meditación, de silencio y de escucha activa. Una isla mágica que me ha sacado de las garras del cocodrilo en dos horas. Son los círculos 'awakin' que celebramos en Burgos todos los lunes. Encuentros bellos en los que compartir silencio, habla y escucha activa. Hasta que no se vive no se sabe lo sanadora que puede ser la escucha activa. Sino, que le pregunten a todas las personas que se gastan 250 pavos al mes para sentarse a ser escuchadas por una psicóloga una vez por semana.

Creo que Mr wonderful y todos los mensajes optimistas y buen rollistas que nos rodean son fantásticos. Un mundo más positivo y mejor, donde establecer mejores relaciones entre nosotras y con el medio solo puede venir de nuevos mensajes, bonitos mensajes que nos lancemos una y otra vez. Pero. Pero, amigas, ay, cuando estemos mal, tristes, apáticas, irónicas, jodidas, cansadas, heridas, doloridas, ansiosas, loqueseaquenospase que sea más bien de la onda de Mr Puterful, entonces también debemos dejarlo salir con la misma naturalidad. Dejarlo salir y acogerlo con la misma neutralidad. Cuando alguien nos dice que está super contento, ¿verdad que no le decimos que mañana seguro va a estar super triste? Entonces ¿por qué lo hacemos al contrario? Verás que mañana estarás mejor. Me dicen. O no. Respondo. Y la otra persona colapsa. Ojo izquierdo se cierra, un silencio eterno baña la habitación. O no. Y no pasa nada. Estoy mal. Pero no pasa nada. No me voy a morir de esta. Y si así fuera, tampoco pasaría nada. Digo. No hace falta decir nada. Ni recordarle a la otra persona que una vez tu también estuviste fatal, ni menospreciar su dolor, ni obviarlo, ni darle un consejo si no te lo ha pedido.

Quizás lo mejor sea decir simplemente: 'te comprendo, estoy contigo. Si me necesitas silba'. Otra opción puede ser dar un abrazo (no obligado), que es otra manera de decir 'estoy presente para ti' .

Y aquí paz y después gloria. O no.


Love.