10 septiembre 2018

Esos maravillosos seres

¿Estaban aquí ya?
una
dos
cinco
siete
planeando entre las hamacas
las verduras a la plancha
el sonido del mar
Ocho
Once 
¿Estaban aquí ya?
con sus cuerpos largos
afilados
y su cabeza redonda guiando
el azul y el verde
iridiscente
de sus cuerpos
otra mas
entre el ebook
la crema solar
y un barco que llega
ya no hay ninguna. 
¿A que juegan estos seres?
Observo si alguien mas
repara en ellas
alguien alguno en alguna parte
si
sin mucho interés
Y yo
no hago mas que observarlas
como hacía en Perú
extrañada
agradecida
divertida
siempre
de verlas
en lugares donde
no se las espera.
Sorpresa. 
Y siempre
la misma pregunta
¿Estaban aquí ya?
O
¿Han venido a decirme algo?

07 septiembre 2018

Nada concluyente

Cuando ocurre es tan facilSimplemente estoySoyRespiroY nada masDigo graciasO noSonrioO noNormalmente lo hagoPero puede que noY estoy presente. 
Puramente presente.Y no hay mas. 
Bien o malYa no es relevante. 
¿Cómo lo haces?No se, pasaEs fácilMágicoNatural. 
Otras, en cambio, no pasa. 
No  
Pasa 
Mi menteme revuelcame transportame llevade un pozo a otromas profundoy respiroy hago yogay veo a Sergi Torres
y no hay manerano desaparece no se vasigue. 
Se oyeun aullido en la nieblaun plato roto a media nocheun espasmo en la piernaun instante antes de pesadilla   
Y se va 
Amanece sonrisa
O noamanece realidad magestuosa sencillahermosa.
Eso siempre 
y respiroestoy vivo aquiy ahora 
y asi pasan los diascada vez mas presentecada vez menos en el pozocada vezOjala 
Menos o masYa no sea relevante. 

05 septiembre 2018

Llegadas

Media melena
roja rizada
ella. 
Apuesto
paso firme
él.  
Caminan
el uno
hacia la otra. 
O viceversa. 
Se miran fijamente
los dos. 
Sonrisa interna
los dos. 
A un metro
de distancia
se para
ella. 
Continua andando
se aproxima
él. 
La abraza
se abrazan
se respiran
suave. 
Los hombros
se alivian
los cuatro. 
Se separan
se miran a los ojos
sonrisa externa
los dos. 
Un chico al lado
mira las musarañas. 
Ella se voltea
el chico a su lado
el apuesto al otro
reanudan el paso
hacia la salida. 
Ella le tiende la mano
al apuesto
y todos sus dedos
se entrelazan
y seguro
que los pelillos
de los dedos
también. 
La melena roja
expande amor
en la terminal.

09 julio 2018

Perfección

Hoy dejo que mi peso caiga. 
Las rodillas en la tierra.
Me rindo. 
Me rindo 
a la sabiduría 
de la creación.  
Dejo 
que mis hombros 
caigan 
y mis lagrimas 
también.  
Me rindo.  
Acepto lo que es
porque es
aunque no sea 
lo que yo quería 
que fuese.  
(cuando además es aburdo, 
porque ni si quiera 
se lo que quería) 
Es y punto.
Es 
y es tan fácil así.  
Me rindo a la sabiduría infinita
de mis pasos 
aunque lentos
certeros. 
A la lentitud
a la calma
y un lecho de algas 
en mi espalda.  
Soy y punto.
Soy. 
Inhalo, exhalo y poco más. 
Y en cambio...
Soy mucho más que mi nombre
Mucho más que mi cuerpo
y que la suma de todos mis cuerpos
soy eso que nadie puede nombrar, ni abarcar, 
ni si quiera yo, 
ni quiero,
en esta noche de grillos. 
Suelto 
la identificación
la expectativa
la esperanza incluso
el mañana 
el ayer
suelto
mientras camino 
por mi camino
con paso lento
y certero
suelto 
todo 
menos lo que se: 
que todo es perfecto. 

Invocación: confianza por Roxana

Confío en la sabiduría de la vida
que trasciende la mía propia
y me permite entender que
soltar y dejar hacer
hace que la magia suceda.

Confío en las sensaciones de mi cuerpo
cuando me transmite cosas
que mi intelecto desconoce.

Confío en la fuerza ilimitada
de la Madre Tierra
que me llega
desde los bosques, ríos, montañas...
y me nutro de su energía y pureza.

Confío en los ángeles
que de forma no visible al ojo humano
me acompañan, guían y protegen
cuando siento que estoy sola
para hacerme entender
que en realidad
nunca lo estoy.

Confío y me abro a la fuerza del amor
en todas sus formas
como fuente de liberación,
expresión sincera
y de corazón a corazón.

Que así sea y así es.
Y Así es.
Y así es.

03 mayo 2018

Invocación: confianza



Padre Sol
Gracias por iluminar
las posibilidades infinitas de un nuevo día.

Gracias por abrir las puertas de la conciencia luminosa
para que mi ser pueda expresarse
con gracia y alegría.

Hoy yo elijo corresponder
a tu generosidad
con generosidad.

Hoy elijo hacer girar
las aspas del molino divino
que habita en mi
al son de cada respiración.

Hoy decido que mi chispa divina
brilla y reparte lucecitas de color arcoiris
en todas direcciones
allá donde estoy,
expandiendo así la luz
que entra por mis poros.

Hoy elijo que mi corazón
vibra con la música del canto de los pájaros y el baile de las hojas de los árboles
y que mi voz
es el bálsamo de verdad y humildad
que el mundo necesita.

Hoy me fundo con la suavidad del amor que habita en mi
y soy caricia infinita
con el otro y con el universo

Hoy saboreo cada uno de los alimentos que me son regalados
me dejo nutrir por ellos
y por el agua sagrada que me sana y me renueva.
Y con cada sonido de placer
brota una nueva flor
en los campos fértiles de los corazones.

Hoy soy una con todo.
Me siento sostenida y querida por la Madre Tierra
me siento bendecida por sus bondades
me siento agradecida por sus gracias
me siento capaz de acoger todo lo que este día traiga a mi camino
con entusiasmo.

Hoy soy la paciencia y compasión infinitas
hacia todos los seres sin excepción.
Pues eso es la Pachamama
y eso soy yo.

Hoy soy Dios en acción,
soy confianza radiante,
soy imán,
soy todo lo que quiero ser y así lo manifiesto.
Soy mi mejor versión.
Soy gracia y gozo fundida por la vida en un baile infinito y juguetón.
Y todo llega a mi de igual manera: con gracia, gozo y facilidad.

Cuando cae la noche
dejo que mi espalda se apoye en la Tierra
y que mi corazón satisfecho* salude y sonría
a la luna
y a las estrellas.

Dejo que la calma y la tranquilidad de la noche
sean la nana
del abrazo cálido de mi padre Cielo.

Y aún antes de viajar al mundo de los sueños digo en un susurro una vez más:

Te amo
Me amo
Gracias.

* Las generadoras decimos 'satisfecho', las proyectoras 'exitoso', las manifestadoras 'en paz'

20 febrero 2018

Estar mal y sus inconvenientes.

Un cocodrilo intenta desangrarme hincando sus dientes en uno de mis brazos, pero yo los mantengo firmes contra mi cuerpo y le acompaño mi cuerpo pegado al suyo en su giro frenético bajo el agua. Siento el mareo, la falta de aire, las limitaciones de mi condición de humana y sin embargo, siempre tengo la fe. La fe y la certeza de que todo pasa.

En lo que pasa recuerdo lo bien que estaba cuando estaba bien y agradezco haber sido capaz de agradecerlo y explotarlo al máximo. Y, sin embargo, ahora no soy capaz de salir de este remolino de agua y escamas. No soy capaz. No soy capaz. Ningún mensaje me inspira. Los días pasan como cualquiera. Mi risa se ha transformado en una llamarada de aliento fétido. Sapos y culebras salen por mi boca. Humor ácido. Las palabras. Pomelo mix. Mi bufanda se hunde en el puré de calabaza y jengibre que acabo de preparar y quisiera que el mundo estallara en mil pedazos. Sin embargo, solo puedo, ridícula de mi, quitarme la bufanda, arrancarla torpemente del cuello, no sin provocarme antes un poco de quemazón por el roce de la tela, y tirarla al suelo y cogerla con todas mis fuerzas y... meterla en la lavadora. Acto seguido me echo a llorar. No puedo más. Ni con la bufanda, ni con mi aliento, ni con mi malestar interior. Me rindo. Me duele el cuerpito. Las lumbares lo que más. Un principio de dolor de cabeza sinusal se ha transformado ahora en un cuadro de mocqos, tos y malestar generalizado, incluyendo pituitaria, vesícula biliar y demás órganos impracticables. Tristeza, vacío interior y un aburrimiento profundo acompañado de una ansiedad galopante completan el cuadro de dolor.

Me rindo. Además, no me queda otra. A mi alrededor todo se ha dispuesto para que yo me agarre a mi misma y me haga fuerte. Fuera nada ayuda: indiferencia, negación del malestar, falso optimismo, negación de tu estado de vulnerabilidad, falta de escucha real, consejos presumidamente elevados para salir del paso y llamadas interesadas en aspectos de mi ser que nada tienen que ver con mi ser, me acompañan, me exasperan, me irritan profundamente. Las observo a todas y las observo en mi. Son demoledoras. Pareciera que alrededor hay un montón de personas dispuestas a cuidarte y, en realidad o no quieren o no saben hacerlo. Para eso es mejor estar en una isla desierta. Y, de hecho, en eso me convierto. Una isla inaccesible en la Castilla sin botes ni remos.

Y después, en una isla de meditación, de silencio y de escucha activa. Una isla mágica que me ha sacado de las garras del cocodrilo en dos horas. Son los círculos 'awakin' que celebramos en Burgos todos los lunes. Encuentros bellos en los que compartir silencio, habla y escucha activa. Hasta que no se vive no se sabe lo sanadora que puede ser la escucha activa. Sino, que le pregunten a todas las personas que se gastan 250 pavos al mes para sentarse a ser escuchadas por una psicóloga una vez por semana.

Creo que Mr wonderful y todos los mensajes optimistas y buen rollistas que nos rodean son fantásticos. Un mundo más positivo y mejor, donde establecer mejores relaciones entre nosotras y con el medio solo puede venir de nuevos mensajes, bonitos mensajes que nos lancemos una y otra vez. Pero. Pero, amigas, ay, cuando estemos mal, tristes, apáticas, irónicas, jodidas, cansadas, heridas, doloridas, ansiosas, loqueseaquenospase que sea más bien de la onda de Mr Puterful, entonces también debemos dejarlo salir con la misma naturalidad. Dejarlo salir y acogerlo con la misma neutralidad. Cuando alguien nos dice que está super contento, ¿verdad que no le decimos que mañana seguro va a estar super triste? Entonces ¿por qué lo hacemos al contrario? Verás que mañana estarás mejor. Me dicen. O no. Respondo. Y la otra persona colapsa. Ojo izquierdo se cierra, un silencio eterno baña la habitación. O no. Y no pasa nada. Estoy mal. Pero no pasa nada. No me voy a morir de esta. Y si así fuera, tampoco pasaría nada. Digo. No hace falta decir nada. Ni recordarle a la otra persona que una vez tu también estuviste fatal, ni menospreciar su dolor, ni obviarlo, ni darle un consejo si no te lo ha pedido.

Quizás lo mejor sea decir simplemente: 'te comprendo, estoy contigo. Si me necesitas silba'. Otra opción puede ser dar un abrazo (no obligado), que es otra manera de decir 'estoy presente para ti' .

Y aquí paz y después gloria. O no.


Love.