21 mayo 2014

#31

El hombre contemporáneo observaba cada día, al salir de casa, los anclajes de esa maldita banderola electoral.

No hay comentarios: