11 abril 2012

La luz azul

- ¡No corráis, no corráis! – se oye por la izquierda.

Y a la derecha, muchos y muchas que corren para todos los lados, queriendo salir de ahí. A lo lejos, al fondo y por medio, diviso antidisturbios, cascos, lecheras. Vuelvo la cabeza a la izquierda, cuatro, cinco, seis o siete antidisturbios corren hacia nosotros, porras en alto, cascos con la visera bajados. Detrás, más lecheras.

Dani me agarra con su brazo derecho y echamos a correr. Yo no quiero que me agarre, yo quiero correr, salir de ahí como pueda. Y ya.

- ¡Suéltame!, ¡suéltame!- le grito insistentemente.

- ¡No, no, no, no, no! – grita él a los antidisturbios que se aproximan por la izquierda.

Por fin me suelta, sigo corriendo, veo que uno viene hacia mí, porra en alto. Como si estuviera en un videojuego, finto a la izquierda, le despisto un poco y echo a correr a la derecha. Me zafo del malo. Ya fuera de la zona de peligro, no nos siguen.

- ¡Que no corriéramos! –dice Dani irónicamente, todavía jadeando.

- La próxima vez no me cojas, que yo corro como un gamo. Si me agarras, vamos más lentos – le reprendo.

- Yo sólo quería protegerte – me dice.

- Y te lo agradezco - le beso - pero es peor para los dos.

- Me han dado dos veces. Aquí. La primera vez, bien, y la segunda, fuerte. Me está doliendo…

- No…

Ya han conseguido su objetivo, las trescientas personas que íbamos en columna, ahora estamos desperdigadas, cada cual en una calle, perdidas caminando entre los restos de comida, bolsas de plástico y envases desparramados por los adoquines. Nos miramos, pero ya no nos conocemos, ni nos reconocemos. De pronto, los tacones de unas se cruzan con las botas de montaña, de otras. Los cubos de basura, volcados en mitad de la calzada, dificultan el paso a los coches.

De un momento al otro, la luz naranja de las farolas se ha vuelto azul. Y
nadie sabe cómo ha pasado.
Paola y Xubán, tampoco.

2 comentarios:

Krol dijo...

Los "montadisturbios" (dime tú a mí que los evitan allá donde van) deberían tener una luz roja como señal, no azul, que me encanta ese color...

Do dijo...

Si para ti el rojo significa fascismo, violencia y defensa del estatus quo ''cueste lo que cueste'' entonces, de acuerdo.